domingo, 7 de febrero de 2021

REAL SEMINARIO DE SAN CARLOS Y SEMINARIO CONCILIAR

 


El Real Seminario de San Carlos lleva el nombre del rey Carlos III que dono el edificio de los jesuitas, expulsados en 1767 para seminario sacerdotal. El edificio está situado en la plaza que lleva su nombre y se edifico sobre el solar de la Sinagoga Mayor, ya que es el núcleo urbano principal de la judería zaragozana. Esta sinagoga, abandonada, fue utilizada en primer lugar como capilla del convento jesuítico. Mas tarde al quedarse pequeño se derribó y se construyó un colegio y una imponente iglesia cuya primera piedra la bendijo el obispo de Utica don Antonio García, siendo arzobispo de Zaragoza don Hernando de Aragón en 1564.

 

En el S XVIII se redecoró la iglesia con un estilo muy barroco siendo impresionante todo el conjunto. Anexo a la iglesia se encuentra el claustro y las diferentes dependencias  conventuales. Al ser expulsados los jesuitas el edificio se convirtió en Seminario Sacerdotal con cuyo objeto fue cedido por Carlos III, su misión era perfeccionar los conocimientos de los sacerdotes, hacer misiones y otros ejercicios espirituales. Hoy en día es residencia para sacerdotes mayores. Dentro de este conjunto también cabe destacar la biblioteca que donó don Manuel de Roda, ministro que fue de Gracia y Justicia a este seminario sacerdotal. Son 20.000 volúmenes que llegan hasta el año de 1790, con gran cantidad de incunables. Hoy día esta biblioteca no está accesible al público como tampoco lo estuvo en el siglo XIX tal como se denuncia en la Guía de Zaragoza de 1860. Durante la Guerra de la Independencia el conjunto conventual no sufrió grandes desperfectos como se observa en uno de los grabados de la época.

 

Iglesia

Biblioteca

Claustro

Comedor

Patio central del claustro

Estado del edificio despues de la guerra de la independencia

Estado actual

Fachada principal



El Seminario Conciliar  de San Valero y San Braulio se fundó según real cedula del rey Carlos II en 1788 por el arzobispo don Agustín de Lezo y Palomeque. El seminario conciliar no hay que confundirlo con el sacerdotal. El conciliar lleva el nombre del Concilio de Trento quien dispuso que los aspirantes al sacerdocio deberían tener una formación teológica reglada ya que hasta entonces muchos clérigos carecían de suficiente formación teoloógica. La primera sede de esta institución fue el Colegio del Padre Eterno, antiguo colegio jesuita y cercano al de San Carlos (hoy sobre su solar está el restaurante Windsor), durante la Guerra de la Independencia lo convirtieron en polvorín y fue arruinado por una tremenda explosión tal y como se aprecia en el grabado.

 

Después de la Guerra tuvo diferentes ubicaciones provisionales hasta que en 1848 se traslado a la plaza de la Seo en el edificio construido sobre el solar de la antigua Diputación del Reino, que fue cedido por el rey Fernando VII al arzobispado de Zaragoza. En 1952 se traslada a un nuevo edificio a las afueras de la ciudad. La fachada de este nuevo seminario nos recuerda al Palacio Ducal de Venecia. Por último en 2005 se traslada no muy lejos de este a un nuevo recinto con capacidad para 54 seminaristas ya que el anterior resultaba ser muy grande para el reducido numero de estudiantes actuales.

 

Ubicación actual

1952

Edificio rojo: seminario desde 1848



Colegio del Padre Eterno y su estado después de la explosión de 1808.
Primera ubicación del Seminario Conciliar.

sábado, 16 de enero de 2021

El barrio de San Pablo, calle Pignatelli.....

 

Calle de Escuelas Pías y Cerdán. El bloque central se derriba para convertirlo en Cesar Augusto.
 Las fotografías son de los años setenta.

Calle Escuelas Pías, al fondo "El pequeño catalán". 

Cine Monumental, "El hombre del carrico" estaba en la puerta del cine para vender chucherias. 1970
Calle Ramon y Cajal- Zamboray

Calle Miguel de Ara 1951

Calle San Pablo, edificio izquierdo actual Zaragoza Vivienda 1965

Calle San Pablo 1965



Calle San Pablo 1978

Calle San Pablo 1980



Pleno Municipal en Plaza Santo Domingo 1950

Policia Municipal en Pza Santo Domingo. 1955


Conde Aranda 1956

Calle Echeandia, 1974

Las fotografias las he sacado de "Proyecto GAZA"


Últimamente  este barrio está siendo noticia repetidas veces. El Ayuntamiento ha hecho un plan para recuperar y solucionar los problemas que existen y asociaciones de vecinos opinan también al respecto. Hay una afirmación que me ha llamado la atención y me he quedado sorprendido por el desconocimiento que lleva consigo y es  que el barrio se puede “gentrificar”, dicho en castellano es que se quiere echar a los pobres del barrio para convertir el barrio en uno de ricos.

Me gustaría dar mi visión de este espacio para poder comprender mejor toda la realidad presente, además servirá para conocer la historia de los últimos decenios  de una parte de la ciudad de Zaragoza contada por una persona que nació en este barrio de San Pablo en los años cuarenta y sigue viviendo en Casco Histórico después de haber trabajado siempre en este mismo barrio.

Nace tras la conquista de Zaragoza por el Rey Alfonso I. Es una barrio construido fuera del casco romano y repoblado por bearneses, adoptando el nombre de la parroquia de  San Pablo. Su trazado ortogonal  le da un toque especial dentro del casco histórico que tiene un trazado irregular, fruto de la presencia musulmana.

 El  Mercado Central en este entorno va a configurar un espacio marcado por el mundo del comercio. La presencia de palacios y palacetes nos da a entender que estamos en un barrio de cierto poder adquisitivo y hay que reconocer que a partir de los años treinta cuando se ensancha Conde de Aranda , esta calle junto con la de San Pablo y el entorno del Mercado van a ser de las más comerciales de la ciudad. Además la población que ocupa estos lugares son comerciantes y profesionales del Derecho, medicina, y artesanos cualificados. Otras calles del barrio la ocupan trabajadores y agricultores como los que habitan en Pignatelli que entonces se denominaba la calle de la Paja. Hay que resaltar que en la plaza de Santo Domingo estaba el Ayuntamiento y el Mercado de Pescados, en la calle Predicadores los juzgados, que ocupaban el Palacio de Villahermosa; estamos hablando de un espacio con presencia institucional de primer orden en los años cincuenta del pasado siglo. El Colegio de Escolapios representa la población que en aquellos momentos había ya que este centro acogía a niños pobres, los “gratuitos” que entraban por la actual calle de Cesar Augusto, los “vigilados” que eran alumnos que pagaban y los internos, que ambos entraban por Conde Aranda. Evidentemente las batas que los niños llevaban eran diferentes según al grupo que pertenecían.  El cine Monumental , el más grande de Zaragoza, daba vitalidad juvenil a la zona de Conde Aranda, estamos hablando de un barrio de “mucha vida”.

Cuando Zaragoza empieza a crecer a partir de los años sesenta la realidad del barrio empieza a dar un cambio radical. Hay que tener en cuenta que en los años cincuenta Zaragoza tiene aproximadamente 250.000 habitantes y en 1970 se duplica la población. Este crecimiento  hace que la construcción entre de lleno en la ciudad y los edificios del Casco Histórico queden obsoletos favoreciendo el cambio de residencia a pisos con mas comodidades y servicios como el ascensor. En los años sesenta el ayuntamiento y los juizgados se trasladan a la Plaza del Pilar  Es aquí cuando el barrio empieza a abandonarse y ocupado por nuevos vecinos que llegan a Zaragoza con muy bajo poder adquisitivo sin que ningún propietario o institución se encargue de poner al dia los cientos de viviendas obsoletas que  quedaban. Es un momento propicio para la especulación utilizando técnicas nada favorables a los residentes de siempre. En los años ochenta el Ayuntamiento empieza a construir viviendas sociales en solares abandonados, se empieza a remodelar las calles ensanchándolas algunas de ellas y derribando edificios centenarios que habían sido abandonados poco a poco incumpliendo en muchos casos la Ley de Patrimonio Cultural. Muchos de esos solares son de propiedad municipal y continúan varias decenas de años sin construir a pesar de que las ordenanzas municipales obligan a construir en un periodo de dos años. Esta dejación municipal es uno de los pilares fundamentales de la degradación del barrio. Llama la atención que el propio Ayuntamiento ha alquilado un solar para montar una parrilla al aire libre en la calle de las armas que además de ser ilegal en nada favorece a los vecinos por las molestias que acarea. En nada se nota que este declarado BIC porque se incumplen constantemente las normas de patrimonio empezando por el descuido del propio barrio, la no rehabilitación de edificios singulares, los cableados en fachadas, la construcción de grandes manzanas sin guardar el parcelario original. No hace muchos años se derribó un palacio del S XVI que luego resulto ser uno de los mejores que quedaban en nuestra ciudad, en la calle de San Blas. ¡En fin, un desastre¡ No es de extrañar que el barrio este degradado urbanísticamente con las consecuencias para las personas. El barrio se ha convertido en un gueto que en nada favorece a la educación ya que es imposible la integración.

El actuar urbanísticamente en el barrio, construyendo en los solares vacios y rehabilitando los edificios en pie,  será clave para la regeneración posibilitando la llegada de nuevas familias que darán al barrio la realidad de tiempos pasados, esto es, un barrio plural en el que la convivencia es un factor preponderante. El barrio de la Magdalena es un buen ejemplo a seguir. Las cámaras instaladas creo que no solucionaran el problema, las redadas policiales quitaran cierta delincuencia pero el problema real no se habrá solucionado

Sr. Alcalde: construya en los solares municipales viviendas de VPO, obligue a los propietarios de solares a construir sobre ellos, que el Centro  de las Armas de propiedad municipal sea un lugar para el barrio y no una “discoteca” que no deja descansar a los vecinos y degrada todo el entorno. La solución es fácil y no entiendo por qué no se actúa.





miércoles, 4 de noviembre de 2020

El convento de San José

 Los Carmelitas Descalzos, orden reformada por Santa Teresa y San Juan de la Cruz, pusieron su primer convento masculino en 1594 en las afueras de la ciudad, en la margen derecha del rio Huerva, a la altura de la actual calle Asalto. Se accedía a él a través de un puente de Piedra que se encontraba frente a Puerta Quemada (calle Heroísmo). Dicho convento se denomino Carmelitas de San José, que mas tarde daría nombre al barrio que cerca de allí se formo. Este convento tenía una extensión de 4 hectáreas dedicadas a la agricultura y a una fábrica de paños, además de  tres pequeñas ermitas. Hay que tener en cuenta que en aquella época los conventos tenían muchos frailes, en este caso unos 100, ahí sus dimensiones. Una gran iglesia barroca con claustro resaltaba en todo este espacio.

En la guerra de la Independencia sufrió grandes desperfectos por el asalto de las tropas francesas que incendiaron el edificio. En 1914 se reconstruye de nuevo el edificio y permanece como convento hasta 1935 que fue desamortizado y reconvertido en cárcel, el “Penal de San José”. En 1908 esta cárcel se traslada al Palacio de Villahermosa en la calle de Predicadores y el edificio se convierte en cuartel de Intendencia. En el año 1971 pasa a propiedad municipal dentro de la “Operación Cuarteles”. El edificio se derriba y se urbaniza creando zonas verdes y prolongando el Camino de las Torres hasta el rio Ebro.

En la actualidad nada queda de este conjunto, solo unos sillares de piedra de lo que fue el puente de piedra sobre el Huerva frente a la Puerta Quemada.




















Fachada del convento durante el periodo de cuartel, años setenta.




Restos del Puente de Piedra sobre el Huerva en calle Asalto, frente a la calle Heroismo.









lunes, 24 de agosto de 2020

Iglesia P.P. Escolapios

 



               La fotografía corresponde a la fachada de la Iglesia de Santo Tomás del colegio de los P.P. Escolapios en la calle Conde de Aranda esquina  con Cesar Augusto. Hay que decir que tanto la iglesia como todo el edifico del colegio están catalogados de Interés Monumental. La ley de Patrimonio de Aragón prohíbe colocar elementos ajenos al bien como publicidad, cables, etc que impidan la correcta visibilidad del monumento.

              Hay que decir que no hace falta ninguna ley que prohíba colocar dichos carteles o dibujos, ya que el sentido común te indica que en ese espacio no cabe ese tipo de cartelería. A mayor abundamiento resulta incomprensible que en un centro escolar no se valore el patrimonio cultural arquitectónico ya que de lo contrario no se habrían colocado dichos carteles.

            Esperemos que lean esto los responsables de la colocación y la retiren lo antes posible ya que llevan todo el verano expuestos a los viandantes de Cesar Augusto.

sábado, 27 de junio de 2020

Movamos nuestra cultura, nuestra economía.



1.- Abramos para zaragozanos y visitantes la Torre de Agua

2.-Abramos para zaragozanos y visitantes La Diputación de Zaragoza, Palacio de Sástago con sus salas superiores y biblioteca y sus dependencias actuales:  los salones de plenos tanto los antiguos como el recién restaurado sobre elementos del Convento de San Francisco.

3.- Abramos para zaragozanos y visitantes la Iglesia de Santa Isabel, vulgo San Cayetano.

4.-Abramos para zaragozanos y visitantes la Iglesia de Santo Tomas de Villanueva, “La Manteria” y poder admirar las pinturas de Claudio Coello.

5.- Abramos para zaragozanos y visitantes el antiguo Casino Mercantil, actual Bantierra, edificio modernista con tres artesonados renacentistas.

6.- Abramos para zaragozanos y visitantes Armas 32, posiblemente el primer palacete mudéjar de Zaragoza

7.- Abramos para zaragozanos y visitantes la Iglesia de San Carlos, el mejor barroco zaragozano, su claustro y su biblioteca.

Estos monumentos no son visitables en la actualidad y seria un paso cultural importante el poder visitarlos. Si añadimos el resto de monumentos de la ciudad se necesitan varios días para su conocimiento. Las visitas deben de ser guiadas ya que es elemento importante para conocer el patrimonio. Habría que resaltar la importancia de los siguientes monumentos que pasan un poco desapercibidos como son la Iglesia de San Pablo, La Cartuja de Aula Dei, monasterio de la Resurrección (San Nicolás)….Creo que una buena publicidad movería el turismo con lo que supone para ciudad en los momentos actuales.


miércoles, 17 de junio de 2020

Otra “joya” olvidada



 Museo Pablo Gargallo

Hace unos días tuve la ocasión de volver a visitar el museo Pablo Gargallo de nuestra ciudad. Era  una mañana esplendida, las terrazas llenas y gente paseando por el centro de la ciudad intentando recuperar el tiempo perdido por el confinamiento. Hay que decir que este museo está dedicado al autor y las piezas que se exponen la mayoria son donación de la viuda del propio escultor. Hay que decir que Pablo Gargallo es el mejor escultor del siglo pasado y por lo tanto el tener estas obras de arte en nuestra ciudad supone un gran orgullo. Pero por los datos que se observan este orgullo queda solapado ya que el número de visitantes es escaso y más de los propios zaragozanos. El día que lo visite, hace unos 10 días, debo decir que entré sobre las 12 del mediodía y no había ningún visitante y estuve cerca de una hora y no entró nadie.

No es la primera vez que me he quedado sorprendido por algo semejante ya que en este blog expuse en una “joya” olvidada, Museo Alma Mater, la misma sensación: el abandono cultural de nosotros, los zaragozanos.

Hay que advertir que en el caso del Museo Pablo Gargallo no solo es impresionante su contenido sino también su continente ya que se trata de un palacio aragonés del S XVI.

Sería bueno que los técnicos de cultura del Ayuntamiento se plantearan el hacer una campaña de sensibilización para que la gente acudiera a verlo, ahora bien la visita tiene que ser con guía, de lo contrario no tendrá el efecto deseado. Yo soy de los que opinan que un monumento o museo debe se explicado de “viva voz” para poder comprenderlo y descubrir todo lo que tiene dentro de sí y esto vale incluso para los que han estudiado Hº del Arte. Asimismo la oficina de turismo debería hacer hincapié en la importancia de esta joya cultural que tenemos en la ciudad.