viernes, 24 de marzo de 2017


Un nuevo uso para la Iglesia de las Fecetas





 

La Diocesis de Zaragoza ha cedido a la Iglesia Anglicana este templo para sus celebraciones religiosas. Es una buena noticia ya que según he podido informarme son varios días los que estará abierta para este fin, lo cual posibilitara el poder ser visitada. Seria interesante que además de este horario pudiera estar abierta en otros momentos para acceder  sin molestar a los fieles que acuden a las celebraciones religiosas.

El convento de las  Fecetas está en el listado de edificios mudéjares catalogados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Fue un cenobio de Carmelitas Descalzas fundado el 6 de julio de 1623 por Diego Fecet (de ahí su nombre)notario de número de Zaragoza. Lo más llamativo de la iglesia son sus esplendidas yeserías que cubren sus bóvedas.

viernes, 17 de marzo de 2017

 

El tranvía de Zaragoza, Línea 2

Charla-coloquio sobre tendencias del trasporte urbano

 en Europa por Javier Peña, arquitecto

Asociación Vecinal Lanuza-Casco Viejo

San Pablo 23, Zaragoza

Miércoles 22 de marzo de 2017, 7.30 tarde

 
.
Se trata de trasmitir lo que se lleva en las ciudades de la UE.
 
-Desplazamientos urbanos cada vez mas complejos /renovación urbana hacia la caminalidad).
-Cuestiones ambientales.
-Nuevas maneras de moverse.
-Transporte publico mas atractivo. Intermodalidad.
-Pacificación de calles.



domingo, 12 de marzo de 2017

Zaragoza desconocida :antiguo convento de Carmelitas Descalzas


 Claustro
 Sala de columnas
 
Fachada de la iglesia en la que se abren al exterior ventanales
 



El 4 de Agosto de 1588 llegó a Zaragoza procedentes de Segovia  la M. Isabel de Santo Domingo, una de las más ilustres hijas de Santa Teresa, para fundar, con seis monjas más, el primer convento en Aragón, que se llamará de San José. Habían salido el 22 de Julio con 2 carros- uno para ellas y otra para el equipaje y 50 escudos… y se ubican en primer lugar en una casita situada en la calle Manteria de Zaragoza. Dos años después -aquella casa no reunía condiciones- se trasladan, también provisionalmente a un convento que estaban edificando los PP. Dominicos, donde actualmente se halla la iglesia de Santiago, hasta el año 1602 en el que se trasladan al convento definitivo cerca de la Nueva Puerta de Santa Engracia, lo que más tarde seria en el S.XX gobierno militar. La huerta del convento se extendía hasta cerca de la Puerta del Carmen.

Debido al sitio estratégico del convento, durante la guerra de la Independencia, este se convierte en frente de batalla. El General Palafox les obliga a abandonar el Convento.

El 23 de Febrero de 1814, en un intento de recobrarlo, regresan a Zaragoza 10 religiosas. Con Fernando VII consiguen que el Convento les sea devuelto, pero no será por mucho tiempo, solo 20 años, lo justo para, poco a poco, conseguir restaurarlo. La ley de Mendizabal las expulsa definitivamente. Es el 5 de Febrero de 1835. Se trasladan al convento de las Fecetas y allí permanecen hasta 1854. La huerta se convierte “en paseo exterior y de invierno. Lo restante ha sido habilitado para cuartel y parque de ingenieros” (Guía de Zaragoza de 1860).

El ejercito reaprovecha espacios del convento entre ellos la iglesia que en su interior lo compartimenta para viviendas y oficinas. El claustro permanece y se le añaden alturas, llama la atención un arco de herradura en un ángulo de dicho claustro. Se observan restos de épocas anteriores que se desconoce su uso y procedencia, cabe destacar la bodega y una serie de columnas de diferentes épocas. Una de ellas probablemente romana por lo grande que es el capitel y el fuste. No es de extrañar por la cercanía del anfiteatro romano que parece ser se ubicaba al lado, lo que hoy ocupa el Hotel Palafox. Otras parecen ser mudéjares.

Lo que si es cierto es que pocos zaragozanos hemos descubierto este espacio que realmente pertenece a la Zaragoza desconocida. Con la Operación Cuarteles este espacio paso a propiedad municipal donde se ubican algunas de sus oficinas. Asociaciones vecinales del Distrito Centro lo han solicitado como centro cultural. No estaría mal recuperar para la ciudad un elemento histórico que enriquecería el conocimiento de nuestra Zaragoza. Actualmente es visitable el claustro y la sala donde se encuentran las columnas citadas. La Iglesia en su interior esta apuntalada.

lunes, 6 de marzo de 2017

¡ ASI NOS VA !




 
Este domingo el Heraldo de Aragón publica un “reportaje” firmado por C.Peribañez y un articulo de opinión firmado por Delia Maza que me han sorprendido de forma nada grata. Es relativo al derribo de tres edificios que estaban en la calle de Carrica esquina a Contamina. Hay que decir en primer lugar que estos edificios derribados eran centenarios y por lo tanto forman parte de la memoria histórica de nuestra ciudad. Hay que decir, además,  que en tiempo se descatalogaron para poder derribarlos y de ese modo poder ampliar la calle Carrica y dar acceso a la calle Maestro Luna y así poder circular de forma amplia vehículos a motor. También debo repetir (ver entrada del día 19 de enero del 2017) que el informe de Patrimonio Cultural fue en contra de esta actuación a pesar de lo cual la aprobó el Pleno Municipal de anteriores Corporaciones

La idea que trasmite el reportaje no va dirigido a la conservación del patrimonio arquitectónico y la trama urbana sino en una nueva idea de “esponjar” el Casco. Se dice hay pocas plazas en este espacio histórico para esparcimiento  de niños y mayores y el solar resultante seria idóneo para este fin y, sin embargo, hay que advertir que en un radio de 150 metros hay cuatro hermosas plazas: la del Pilar, San Felipe, del Justicia y del Mercado. No vale esta justificación.

 También se habla de la degradación de estas casas y de este entorno, pero quien ha posibilitado esta degradación ha sido la existencia de bares nocturnos que han impedido la normal convivencia vecinal y el abandono consiguiente de muchas viviendas.

Tenemos un ejemplo reciente de esta “política de esponjamiento” y la apertura de nuevas plazas o ensanche de calles. En la calle de las Armas la masiva afluencia de personas en los mercadillos, conciertos y furgonetas de comida,  hacen que los decibelios superen lo permitido y no sea posible llevar una vida con normalidad dando como resultado el malestar de los vecinos. También se hace una referencia a la fragmentación del suelo (parcelario)  por su pequeñez y que imposibilita cualquier iniciativa de revitalización. Resulta totalmente sorprendente tal afirmación. El señor Peribañez desconoce la Ley de Patrimonio Cultural ya que dicha ley prohíbe expresamente cambiar el parcelario, precisamente para guardar la fisionomía de un Casco Histórico BIC. Lo que si falta es imaginación para poder intervenir en un espacio patrimonio cultural de todos los zaragozanos sin que se destruya dicho patrimonio. En todo caso esta actuación es una más de las que habitualmente se hace en nuestra querida Zaragoza: incumplimiento continuado de la Ley de Patrimonio. Y a pesar de todo aquí no pasa nada. ¡Así nos va! No entiendo lo de la trama “corazón barroco de Zaragoza” ya que esta trama es medieval

En cualquier caso en las últimas décadas argumentos parecidos se han utilizado por parte de constructores para especular y el resultado no ha sido precisamente a favor del patrimonio y por ende de la ciudad.